El Sombrero de Tres Picos

Concierto en homenaje a Manuel de Falla en el Hotel Ritz.

El pasado 15 de abril el Hotel Ritz de Madrid ofreció un concierto en homenaje a Manuel de Falla coincidiendo con la fecha en la que el compositor estrenó en 1915 su obra El amor brujo.

Los asistentes disfrutamos de una velada musical en el Salón Real del Hotel Ritz de la mano de la mezzosoprano Anna Tonna y el pianista Jorge Robaina, que nos emocionaron con el mismo programa que Manuel de Falla interpretó durante el concierto inaugural de la Sociedad Nacional de Música, celebrado hace un siglo en la misma sala.

concierto de falla twitter

Jorge Robaina durante el concierto celebrado en el Hotel Ritz. Fotografía: Twitter. 

Aquella noche de febrero de 1915 sonaron las Siete canciones populares que Manuel de Falla escribió en París, y además se estrenó la Oración de las madres que tienen a sus hijos en brazos, una pieza conmovedora. La letra de esta canción refleja el dolor de las madres que ven como sus hijos van a la guerra y esta relacionada con la I Guerra Mundial, el motivo que obligó al compositor a regresar a España y dejar la ciudad de París, donde se había instalado en 1907.

falla concierto nacional musica 2 2

Letra de la “Oración de las madres que tienen a sus hijos en brazos” extraída del programa del concierto de la Sociedad Nacional de Música celebrado en el Hotel Ritz el 8 de Febrero de 1915.

falla 1915

Manuel de Falla en 1915. Imagen: www.manueldefalla.com

Una vez de vuelta en España, Manuel de Falla vivió un año clave en su carrera y en su vida, ya que en 1915 recibió un homenaje en el Ateneo de Madrid y estrenó en el Teatro Lara la que se considera su gran obra, El amor brujo. En el concierto ofrecido por el Hotel Ritz no faltó una selección de piezas de esta composición, cuya versión para concierto se estrenó en el mismo lugar en 1916, y se completó el programa con la Suite Bergamasque de Claude Debussy, amigo de Manuel de Falla. El famoso compositor francés manifestó en sus obras una fascinación por España, especialmente por Granada, en la que la relación de amistad con el compositor gaditano tuvo mucho que ver. Debussy nunca estuvo en España, pero la relación con los compositores españoles afincados en Paris, como Falla o Albéniz, y las fotografías y obras literarias ambientadas en la Alhambra le bastaron para inspirarse en el aspecto más romántico de nuestra cultura.

miguel salvador turina falla isabe vela homenaje 1915

Miguel Salvador, Joaquín Turina, Manuel de Falla y Luisa Vela tras el homenaje a Falla y Turina celebrado en el Ateneo de Madrid el 15 de enero de 1915. Imagen: www.manueldefalla.com

debussy

Claude Debussy. Imagen: www.manueldefalla.com

Tras el concierto, el restaurante del Hotel Ritz ofreció un menú de inspiración gaditana en homenaje a la ciudad natal de Manuel de Falla, elaborado por el chef Jorge González. Una experiencia gastronómica que sin duda habría sido del gusto del compositor, ya que al parecer tenía gran interés por el noble arte de los fogones. Al finalizar el concierto, la sobrina nieta del compositor comentó en una conversación con el periodista Andrés Galisteo, autor del blog Cheap & Chic Madrid, que en el archivo Manuel de Falla se conservan los menús de algunos restaurantes que guardó el compositor. Además, no hay que pasar por alto que el restaurante del Hotel Ritz está ubicado en el Salón Goya, un artista muy apreciado por Manuel de Falla. El compositor compartía su admiración por Goya con dos personajes fundamentales en su carrera y en la cultura en la España de las primeras décadas del sXX : Sergei Diaghilev e Ignacio Zuloaga.

postal de falla a diaghilev enviada el 21 octubre 1921

Postal enviada por Manuel de Falla a Diaghilev en octubre de 1918 que reproduce la obra de Goya “El Pelele” y en la que escribe una melodía de “El Sombrero de Tres Picos”. Imagen: www.manueldefalla.com

Serghei Diaghilev se estableció en España con su compañía de los Ballets Russes durante la I Guerra Mundial y tuvo ocasión de visitar varias veces el Museo del Prado, donde quedó maravillado por la obra de Goya y Velázquez. El empresario ruso y Manuel de Falla se conocieron en Madrid en 1916 y, además de viajar por diferentes ciudades españolas, trabajaron juntos en la obra El Sombrero de Tres Picos. Este espectáculo, de marcado aire goyesco, se estrenó en Londres en 1919 con música de Manuel de Falla y vestuario de Picasso.

le tricorne picador museo picasso 1920  paul rosenberg le tricorne picasso sevillana museo picasso 1920 paul rosenberg

Vestuario creado por Picasso para “El Sombrero de Tres Picos”. Imágenes: Museo Picasso de París.

ballets russes alhambra 1918 joaquin turina

La compañía de los Ballets Russes en el Patio de los Leones de la Alhambra en 1918. Fotografía atribuida a Joaquín Turina. Imagen: www.manueldefalla.com

Manuel de Falla con Léonide Massine en el Patio de los Leones de la Alhambra de Granada. Junio de 1916. Primer documento gráfico de la presencia de Falla en Granada

Manuel de Falla con Léonide Massine, coreógrafo de los Ballets Russes, en el Patio de los Leones de la Alhambra de Granada (a.1916). Imagen: www.manueldefalla.com

En el caso de Ignacio Zuloaga, su admiración por Goya le llevó a reivindicar activamente su memoria y a impulsar diferentes homenajes en Burdeos y Fuendetodos, localidad natal del pintor aragonés, que contaron con la presencia de Manuel de Falla. El pintor vasco y el compositor se conocieron en París en 1913, el mismo año que Falla estrenó la que consideraba su primera composición, La Vida Breve, cuyos decorados fueron realizados por Zuloaga. Además de la relación profesional, mantuvieron una estrecha amistad que continuó cuando Falla regresó a España. Zuloaga era un habitual de las tertulias que Manuel de Falla organizaba en su casa de Granada, ciudad en la que residió durante 10 años antes de partir hacia Argentina en 1939, donde murió siete años después.

retrato de falla zuloaga 1925

Retrato de Manuel de Falla realizado por Ignacio Zuloaga en 1925.

El concierto ofrecido por el Hotel Ritz fue una velada emotiva por rendir justo homenaje a una figura fundamental de la música española y una ocasión para recordar la historia del propio hotel, muy ligada a la sociedad y la cultura madrileñas.

Anuncios