Desfiles

El desfile de Jorge Vázquez en el Palacio de Fernán Nuñez.

Hubo un tiempo en el que los palacios acogían las reuniones, los bailes y los acontecimientos mas importantes de las familias aristocráticas. Muchos de esos nobles edificios ya no están habitados y han dejado atrás los días de boato pero de vez en cuando recuperan el bullicio de los acontecimientos sociales para lucir en todo su esplendor en pleno s.XXI. Es el caso del palacio de Fernán Núñez, el lugar elegido por el diseñador Jorge Vázquez para presentar el pasado 6 de Febrero su colección invierno 2015/2016.

Las obras de este palacio situado en la calle Santa Isabel de Madrid fueron iniciadas a finales del s.XVIII por el duque de Alburquerque y marqués de la Mina y llevadas a cabo por Antonio López Aguado, arquitecto y discípulo de Villanueva. En 1847 su hijo Martín López Aguado dirigió las obras de remodelación, manteniendo la fachada y añadiendo la decoración de época isabelina que podemos admirar hoy día.

En el interior del palacio se atesoraban valiosas obras de Velázquez, Murillo, Goya y Federico de Madrazo así como piezas de artes decorativas. Muchas de estas obras fueron vendidas o retiradas por la familia tras la venta del edificio en 1941 a la Compañía de Ferrocarriles del Oeste pero aún se pueden ver en su interior los frescos realizados por Vicente Palmaroli y algunas copias de los cartones para tapices realizados por Goya.

salon isabelino con cuadro de greuze

Salón Isabelino en el que se puede ver una obra del pintor francés Greuze. Foto: Revista La Voluntad a.1920

Sorprende encontrar tras la fachada neoclásica del edificio el refinamiento y el lujo afrancesado de las estancias que acogieron el desfile y que nos transportan a otra épocaNada más entrar en el palacio el perfume de las velas y flores frescas recibía a los asistentes al evento. Un aroma a rosas que se hacía más intenso al ascender los peldaños de la escalera que conduce al piso noble. El suelo de marquetería sobre el que antaño se daba cita la alta sociedad madrileña se cubrió para la ocasión con una moqueta rosa y el capitoné de los muebles de estilo isabelino fue sustituido por sillas doradas de estilo Napoleón III, muy apreciadas por Christian Dior y  tradicionalmente asociadas a la Alta Costura.

jorge vazquez holacom

Detalle de la decoración en Salón de estuco       Foto: Hola.com

Las modelos aguardaron su turno para salir a la pasarela en el salón rojo (antiguo despacho del duque) bajo la atenta mirada de un retrato de Fernando VII, monarca que concedió el título nobiliario al primer duque de Fernán Nuñez en 1817.

En el salón rojo puede verse un busto de Maria Antonieta, una de las primeras creadoras de moda y tendencias de la historia. Desde allí las modelos iniciaron su recorrido sobre la pasarela, que atravesaba el salón de baile, el salón isabelino y el salón amarillo. Foto: villaycortedemadrid.com

Durante la espera para el comienzo del desfile era inevitable elevar la vista y admirar la belleza del salón de baile de estilo rococó afrancesado. Dos espectaculares lámparas de Baccara,t realizadas por Paillard, se reflejaban en los enormes espejos dorados y las figuras de los frescos realizados por Palmaroli parecían esperar ansiosas el comienzo del espectáculo. Una vez apagadas las luces, las modelos hicieron su aparición bajo unas cortinas de seda de Lyon y el escudo heráldico de la familia rodeado de figuras alegóricas.

16_-_salon_baile 18_-_salon_baile templete

Al ritmo de la música del desfile la modernidad irrumpió en la sala con una colección sofisticada y llena de referencias a décadas pasadas que podríamos haber visto perfectamente en la pasarela parisina. Las modelos lucieron prendas de líneas evasé, grandes botones y tejidos gruesos mezclados con vinilo, un material que recuerda a la moda futurista de los años 60 pero con un aire menos espacial, renovado y fácil de llevar al emplearse adornado con cristales y sobre troquelados.

Jorge_Vazquez_1097379 Jorge_Vazquez_1097382 Jorge_Vazquez_1097372

El pelo de cabra en los zapatos de salón llamó poderosamente la atención. Estos complementos recuerdan a las botas realizadas con este material que presentó André Courrèges en 1964 y que causaron furor, ya que era la primera vez que se empleaba este material en el calzado.

Jorge_Vazquez_1097459

Las transparencias  atrevidas y sofisticadas son una de las señas de identidad de la moda de los años 60 y 70.

El aire de los setenta se hizo notar en los pantalones de campana que estuvieron tan de moda a partir de 1975 y que, al parecer, volverán a ser tendencia. En su momento esta prenda se adornaba con bordados de flores, motivos que Jorge Vázquez sustituye por piezas de cristal de gran tamaño. La parka y el contraste de proporciones que dan los voluminosos abrigos de pelo sobre vestidos cortos o conjuntos de aire masculino al estilo Annie Hall fueron otras de las propuestas de sabor setentero.

Jorge_Vazquez_1097414 Jorge_Vazquez_1097410

Jorge_Vazquez_1097492 Jorge_Vazquez_1097444

El estilo disco de los 70 se dejó ver en la chaqueta bordada con el nombre de la colección de Jorge Vázquez y un elegante mono combinado con guantes.

 El protagonista de alguna de las salidas del desfile fue el punto, un material más que apropiado para el invierno y que estuvo muy de moda en los años 70. Jorge Vázquez lo utiliza en vestidos con vuelo al estilo años 50 o en prendas largas ajustadas que dejan poco a la imaginación y siguen la línea de las propuestas de Courrèges y los vestidos tipo tubo de Halston.

Jorge_Vazquez_1097391 Jorge_Vazquez_1097387

Un complemento especialmente llamativo fue un manguito de piel combinado con unos guantes largos que suponía un guiño al ambiente decimonónico del palacio.

Jorge_Vazquez_1097472

Algunas prendas del desfile hacían referencia al New Look de Dior con faldas corola que marcaban la cintura.

Jorge Vázquez presentó una colección de tonos claros (a excepción de los complementos y algunas concesiones al negro y el rojo) llena de contrastes en el uso de los tejidos, los volúmenes y la combinación de prendas. Contrastes que se advierten en la modernidad de sus propuestas combinadas con referencias a diferentes momentos de la Historia de la Moda y la presencia de creaciones contemporáneas en un entorno que realzaba la sofisticación del desfile.

Jorge_Vazquez_1097421 Jorge_Vazquez_1097441

Jorge_Vazquez_1097465 Jorge_Vazquez_1097430

Jorge_Vazquez_1097507 Jorge_Vazquez_1097499

Aunque los tiempos de ostentación de los que hacía gala el s.XIX quedan muy atrás, es precisamente el refinamiento de tiempos pasados lo que en muchas ocasiones buscan los diseñadores para la puesta de largo que supone un desfile. No es la primera vez que Jorge Vázquez presenta su colección en un entorno  privilegiado como el Palacio de Fernán Núñez, ya que en temporadas pasadas escogió los jardines de la Embajada Francesa y el Real Jardín Botánico de Madrid.

En países como Francia e Italia es habitual que las colecciones de la semana de la moda se presenten en lugares de interés artístico y esa acertada asociación entre el arte y la moda contribuye a la consideración de esta última como un bien cultural que es importante proteger y difundir.

Imagenes del desfile: trendencias.com

Anuncios